dissabte, 18 de setembre de 2021

Avui a les 11, signatures a la Setmana del llibre en català

 


10 comentaris:

Anònim ha dit...

Puede que el único contacto que deba existir entre el escritor/ra y los lectores sea el de la lectura. Lo demás es afán de notoriedad. Lamento ser impertinente, pero lo soy. Cosas de la edad. Sin embargo, hacéis muy bien. A buen seguro vuestro libro merece una cola inacabable de admiradores/as, muchos ejemplares dedicados, oleadas de afecto, fotos y curiosidad...

Chiloé

Salvador Macip ha dit...

Chiloé, no és impertinència, respecto la teva opinió. Tampoc crec que sigui ganes de notorietat, almenys en el nostre cas (prou exposats estem per altres bandes). A mi m'agrada xerrar amb els lectors i saber què pensen dels meus llibres, i les signatures és una bona excusa per fer-ho.

Anònim ha dit...

Ya he leído Janowitz y suponiendo que tú fueras una tercera persona totalmente ajena a ti mismo y me preguntaras por el libro, esto (o algo parecido), es lo que te contestaría:

Merece, y mucho, la pena. Además de estar muy bien escrita, la complejidad de la historia es excelente. Algunos ámbitos por los que campa la novela son de una profundidad pasmosa y denota cuán cultos son sus autores. No me extrañaría en absoluto que tuviera un éxito fulminante de público y crítica.

Si continúas interesado en opiniones lectoras de tercera fila, cuando los lea te hablaré sobre los cuentos.

Chiloé

Salvador Macip ha dit...

Gràcies, Chiloé! M'interessen molt les opinions sinceres, siguin bones o dolentes. I en aquest cas, m'alegro que t'hagi agradat Janowitz, que és un joc amb moltes capes. Espero més crítiques! :)

Anònim ha dit...

Estoy impresionada, para mí ya formáis parte de la nueva estirpe de cuentistas catalanes. Hasta ahora, Horacio Quiroga, Clarice Lispector y Poe (no necesariamente por ese orden), eran mis ídolos. En Un dia la porta s'obrirà, jugáis con el lector a placer y después de leeros, una ya no se sabe qué es realidad y qué delirio. Impresionada, insisto.

Chiloé

Salvador Macip ha dit...

Chiloé, s'agreaix la la lloança hiperbòlica, però no voldríem pas comparar-nos amb aquests mestres que cites! En tot cas, si t'ho has passat bé llegint els contes, ja estem contents.

Anònim ha dit...

No, no. Nada de "loanza hiperbólica". En un librito que tengo pone lo siguiente: En literatura, para juzgar algo, pregúntese qué pretende ese algo (intrigar, sorprender, impactar, emocionar, etc.), y dígame si lo consigue o no. Pero jamás me diga si a usted le gusta o no, porque eso no importa lo más mínimo. Pues bien, eso es exactamente lo que he hecho. Y si,  como en vuestro caso, se cumplen varios presupuestos, pues mejor que mejor...

Chiloé

Anònim ha dit...

¿Podrías decirme, doctor, cuál es el insólito motivo que impulsa a alguien a escribir alta ficción? ¿Será, entre otras cosas, porque os dota a los autores de superpoderes que ejercéis sobre vuestros personajes dándoles o quitándoles la vida según convenga con total impunidad, sin más límites que los impuestos por la trama y la propia imaginación? Dicen que Umberto Eco se jactaba de haber escrito El Nombre de la Rosa porque le apetecía ahogar a un fraile en sangre de cerdo.

Anònim ha dit...

Perdón por la omisión.

Firmado: Chiloé

Salvador Macip ha dit...

Hola, Chiloé. La veritat és que trobo que la ciència i la literatura tenen molts punts de contacte. Les dues requereixen imaginació i inventar històries, i les dues es fan preguntes (i intenten donar respostes) sobre com funciona el mon. I sí, suposo que també hi ha una mica això de jugar a ser déus... :)